Director Presidente ES

Director-Presidente de Seicho-No-Ie de Brasil
Profesor José Adalton de Oliveira

"Haga algo que pueda mejorar este mundo"

Estimado internauta,

¡Mis reverencias!

Es muy común que las personas digan que “nacimos en este mundo con una misión en la vida y que tenemos que encontrar esta misión. Que todos tenemos un propósito en la vida o que debemos hacer algo que sea útil para un gran número de personas”.

Estas palabras suenan de manera diferente según la edad de cada persona. Creo que la primera vez que escuché algo similar fue en mi adolescencia. Confieso que en esa época no comprendí lo que esa persona estaba tratando de decirme, ya que parecía que quería “venderme” una idea o una creencia. A medida que comencé a comprender a las personas y al mundo, estas palabras comenzaron a tener sentido para mí, aunque no estaba seguro de qué camino debía seguir.

La adolescencia y la juventud son fases de nuestra vida en las que “todo hierve en nuestras cabezas”, y parece que nadie entiende lo que pensamos.

Pero tuve la felicidad de conocer las enseñanzas de Seicho-No-Ie cuando tenía diecinueve años, y justo después comencé a leer los libros: El libro de los jóvenes, Leve Avante sua Vida y Dimanize sua Capacidade[1], todos ellos del Sagrado Maestro. Masaharu Taniguchi. Estos libros son aconsejados para “jóvenes” de todas las edades, y puede adquirirlos a través de nuestra librería virtual. También puede hacer un regalo a un joven y transformar su vida.

A través de la lectura de estos libros comprendí que nacimos aquí para ofrecer nuestro aporte al mundo, que todo comienza con nuestra capacidad de soñar, que el pensamiento es la fuerza motriz de la vida, y que el verdadero valor de esta vida se define por la cantidad de beneficios que ofrecemos al prójimo. Pero además, todo comienza con la acción. Actuar en el lugar en el que estamos en este momento es el camino hacia el éxito. Puede comenzar con algo pequeño, ¡pero con un grandioso ideal en su mente!

A partir de ese momento adopté una nueva visión del mundo y decidí que sería feliz en los más variados aspectos de mi vida, pues había comprendido que todo ser humano desea ser útil, ser reconocido, ser elogiado, ser amado y ser libre.

Le pido que deje de leer un poco ahora y haga el siguiente ejercicio mental:

– Pregúntese a sí mismo las siguientes frases y permanezca unos 30 segundos mirando las respuestas que llegarán de su subconsciente o de lo más profundo de su alma. Entonces pregúntese a sí mismo:

“¿Me gusta ser libre?” – Cierre los ojos y permanezca unos 30 segundos observando lo que sucede dentro de usted.

Nuevamente pregunte:

“¿Me gusta ser amado?” – Cierre los ojos y repita el proceso de permanecer 30 segundos con los ojos cerrados y observe lo que sucede en su interior.

“¿Me gusta ser elogiado?” – Repita el proceso…

“¿Me gusta ser reconocido?” – Repita el proceso…

“¿Me gusta ser útil?” – Repita el proceso…

También puede hacer las preguntas y escribir las respuestas que vengan de su interior en un diario o en un cuaderno, para que pueda observar los registros a lo largo del tiempo.

Todo ser humano tiene estos cinco deseos en mayor o menor grado en cada uno de ellos. Es normal que deseemos elogios, el reconocimiento, el amor de otras personas y la libertad. Sin embargo, estos deseos son los que halagan nuestro ser, pero son algo que deseamos mucho que los demás nos hagan. La Ley de la Vida es “Da y recibirás”. Existe un deseo que solo se satisface cuando lo ofrecemos al otro: es el verbo “dar” o la acción de ofrecer, contribuir, que se refiere al deseo de ser útil.

Si deseamos encontrar nuestro verdadero propósito en la vida, tenemos que pensar en cómo “hacer algo que pueda mejorar este mundo”. Entonces, debemos actuar para lograr este algo, en el punto en el que nos encontramos ahora. No tenemos que esperar que llegue “mañana”, ¡tiene que ser hoy! Esto significa ser útil.

Muchas personas desean la riqueza y otros, hoy en día, enseñan cómo ser millonarios. Es importante profundizar en los estudios sobre la circulación y el funcionamiento de la riqueza, pero no podemos cometer el error de cimentar nuestra creencia en la materia. Cualquier riqueza material conquistada en este mundo permanecerá en este mundo el día que partamos de aquí hacia el otro plano.

Tenga en cuenta que las enseñanzas de Seicho-No-Ie dicen: “la materia no existe”. En el libro La Verdad de la Vida, v. 8, pág. 143, 17a impresión revisada, encontramos lo siguiente: “‘Ser rico’ significa tener algo con la función de beneficiar al prójimo en gran cantidad. Lo que tiene la función de beneficiar al prójimo es el amor; y cuando ponemos ese amor en práctica, se transforma en ‘riqueza’”.

De esta forma, podemos comprender que cuando somos útiles a los demás a través de los dones, aptitudes y cualidades que poseemos, y cuando estos se ponen a disposición de la sociedad humana, se convierten en riqueza, fortuna y abundancia. Es decir, nacimos para servir, no simplemente para ser servidos.

Muchos nacieron para colaborar y trabajar en instituciones públicas o privadas. Al vincularse con estas instituciones y ser útiles con sus aptitudes, estas organizaciones se volverán más fuertes y más útiles para la sociedad. Otros nacen con el don del arte y hacen que el mundo sea más alegre, más bonito y más bello con la genialidad de los artistas. Otros tienen la misión de emprender, abrir o adquirir su propio negocio. La mayoría de nuestras relaciones humanas sucede a través de nuestro entorno profesional y es a través de nuestra profesión que tenemos la mayor oportunidad en nuestra vida: ser útiles.

Por otro lado, si deseamos ser más amados, elogiados, reconocidos y libres, tenemos que dar el primer paso en amar, elogiar, reconocer y ofrecer libertad a las personas más cercanas a nosotros, que son nuestros familiares. Comience el entrenamiento en casa y extiéndalo a sus compañeros de trabajo y así sucesivamente. En muy poco tiempo comenzará a recibir retribución por todo lo que ofrece a otras personas.

¡Piense en algo que pueda hacer hoy y hágalo! Haga algo por usted mismo o por alguien cercano a usted. Sentirá que una alegría brota de su alma. El secreto del éxito está en hacer primero “lo primero” y en segundo lugar “lo segundo”.

Nuevas reverencias,

José Adalton de Oliveira

[1] N. de T.: Libros aún no editados en español, títulos provisionales: Lleve adelante su vida y Dinamice su capacidad.

Vea también

Antes que nada seamos buenos con nosotros mismos

Cuando conocí las enseñanzas de Seicho-No-Ie y comencé a asistir a las reuniones en una Asociación Local, mi mayor deseo era comprender las enseñanzas con profundidad. Basado en eso, opté por leer los libros de Seicho-No-Ie todos los días. Planeaba cuánto sería posible invertir mensualmente en libros, revistas, sutras sagradas, etc., y economizaba en la compra de ropa, zapatos e incluso en mi alimentación diaria, con la intención de adquirirlos. Cada libro nuevo que adquiría era una alegría que sentía en lo profundo de mi alma.

Esto ya lo conté en algunas conferencias y lo voy a repetir aquí. A principios de los años 90, los líderes de la Asociación de Jóvenes que organizaban las actividades usaban ropa formal para conducir las reuniones. Las jóvenes usaban lindas ropas formales y los jóvenes bellos ternos y corbatas. Y yo tenía un terno azul marino. Cierta vez, alguien me dijo: “¡Caramba, te encanta el color azul!” Y respondí: “Sí, ¡me encanta el color azul!” Resulta que solo iba con el terno azul a las reuniones. Lo que esa persona no sabía era que yo solo tenía un terno: “el azul”, pero eso no me impedía dedicarme en cuerpo y alma al movimiento Seicho-No-Ie.

Sucede que en ese momento, con veinte años de edad, acepté que la comprensión de las enseñanzas, la convicción y la experiencia transformarían mi vida y mi destino. Esto ha sucedido a lo largo de estos treinta y pocos años y siento una profunda gratitud hacia Dios. En aquella época, acababa de leer el libro Guía para una vida feliz, cuyo mensaje, en la página 96, el Sagrado Maestro Masaharu Taniguchi nos enseña: “Compre buenos libros en lugar de ropa y zapatos”. Bien o mal, seguí esta orientación al “pie de la letra”, y hoy no me arrepiento, por tantas enseñanzas y aprendizajes recibidos. Y el Sagrado Maestro  continúa: “Compre o pida que le compren buenos libros, incluso si tiene que pasar algún tiempo sin comprar ropa y zapatos nuevos. La ropa y los zapatos bonitos solo sirven para cubrir y embellecer su aspecto externo; no para aumentar su cultura. Coleccionar buenos libros es como contratar buenos profesores. De hecho, los buenos libros a menudo enseñan más que los buenos profesores”.

Aprendemos, a través de las enseñanzas de Seicho-No-Ie, que la transformación de nuestra vida es de adentro hacia afuera. Si cambiamos nuestra mente o nuestra comprensión interna, el cambio externo es solo cuestión de tiempo. Esto varía de persona a persona y varios factores como la fe, la práctica diaria, las palabras utilizadas en el día a día, la reconciliación con todas las cosas en el Cielo y la Tierra y otros ítems aún pueden influir sin lugar a dudas. Pero si alguien quiere cambiar, el primer y gran  paso es cambiarse a sí mismo; amarse a sí mismo; amor incondicional, así como Dios, que ama a todo y a todos sin distinción o discriminación. Amar al hijo de Dios que se encuentra en nuestro interior. La transformación es de adentro hacia afuera.

En este punto, el Profesor Masaharu Taniguchi nos enseña, en el libro La Verdad de la Vida, v. 37, en la página 72, 6ª ed., algo en los siguientes términos: “Ser ‘bueno’ no consiste solo en ser ‘correcto’. El concepto del bien y del mal cambió con el surgimiento de Seicho-No-Ie. Incluso si es una persona correcta, si es sombría, no es buena, pues se perjudica a sí misma y al prójimo”. En otras palabras, significa que ser bueno es, antes que nada, ser bueno para consigo mismo. Este punto de la enseñanza es fundamental para que comprendamos que, ante todo, Dios habita en nuestro interior. Este Dios al que me refiero es nuestra naturaleza divina. No se trata del cuerpo carnal o material. El cuerpo carnal es un templo sagrado en el que habita la vida del hijo de Dios.

Por lo tanto, tenemos que reflexionar sobre cómo estamos tratando a nuestro cuerpo visible, el cuerpo carnal, y el invisible, el cuerpo espiritual. La ley de oro que hace la vida feliz es la ley moral que dice: “Hacer a los demás exactamente aquello que deseamos que los demás nos hagan a nosotros”. Pero esta ley dorada tiene su opuesto, que es: “No le haga a los demás aquello que no quiere que le hagan”. La vida humana es una constante interacción entre las personas y de esta manera evolucionamos constantemente con profundo aprendizaje. Pero aquello que le compete a usted es algo que es solo suyo, es decir, ¡es parte de la jornada de su vida! Vivir y enfrentar esta situación como solo suya es el camino hacia la felicidad. Pero, muchas personas viven en la infelicidad porque “viven la vida de los demás”, ¡cargan con el problema de los demás! Quieren medir el destino del otro con su propia regla, y eso es un gran error. Cada uno de nosotros es el único responsable de su propia vida y su propio destino.

Entonces, ¿cuál es la salida? En el Himno Sagrado Canto para Contemplar la Imagen Verdadera, de Seicho-No-Ie, hay una estrofa que dice:
 
 “Porque Dios es todo en todo
y porque yo soy hijo de Dios,
si oro, el mundo me responde
y se mueve cuando yo me muevo”.
 

Esta estrofa tiene una Verdad muy profunda, porque nos enseña que Dios está en todo. Si Él está en todo, eso quiere decir que Él está en los seres animados e inanimados. “Dios, Naturaleza y Seres humanos constituyen una sola vida”, la Vida de la Imagen Verdadera. Pero alguien podría preguntar: “Pero entonces, ¿cuál es el camino?” El camino es “Orar”. “Si oro, el mundo me responde”. La oración es la llave para que despertemos a esta gran Verdad de la Imagen Verdadera. ¿Y qué más? “Y se mueve cuando yo me muevo”. ¡Acción! ¡Se necesita acción! La acción es lo más correcto para cambiar y transformar nuestra vida y nuestro destino. Sobre esto, el Sagrado Maestro Masaharu Taniguchi nos exhorta, diciendo en varios libros: “¡Actúe con decisión, valor y persistencia!”

Nuetras reverencias, muchas gracias.

Día de la madre en tiempos de aislamiento social

Reverencias, muchas gracias.

 En mayo, se conmemora el Día de la Madre, y este año, en tiempos de aislamiento social, muchas familias que viven en regiones distantes, o incluso en la misma ciudad, no podrán homenajear a sus madres de manera tradicional, ofreciendo regalos, almorzando juntos o incluso intercambiando cálidos abrazos y besos, o visitando en el cementerio la tumba de su madre, para aquellos cuyas madres ya regresaron al plano espiritual, para presentar sus respetos, ofreciendo, simbólicamente, una flor.

En la historia moderna de la sociedad humana, nunca ha habido un momento tan amplio de profunda reflexión conjunta en todo el globo terrestre. Las pérdidas son muchas en tiempos del Covid-19, pero tenemos que mirar hacia adelante y creer que todo volverá a la normalidad, con muchas y muchas victorias. Sabemos que es un momento atípico y pasajero y que pronto estaremos todos juntos.

 

El Día de la Madre es una de las fechas conmemorativas más importantes de Brasil. Este homenaje se estableció oficialmente en nuestro país, mediante un decreto emitido por el ex presidente Getúlio Vargas, en la década de 1930, pero su origen moderno se remonta a los Estados Unidos, a principios del siglo XX, más precisamente en el año 1914.

 

Aprendemos a través de las enseñanzas de Seicho-No-Ie que este mundo es el lugar donde se manifiestan la Vida, la Sabiduría y el Amor de Dios. Para sentir esta enseñanza profundamente, tenemos que mirar a nuestro alrededor y percibir la cantidad de cosas que nos llegan, sin la necesidad de hacer el menor esfuerzo.

 

Vea que un pájaro pone comida en la boca de su pichón que aún no puede volar. A nosotros, los seres humanos, cuando éramos pequeños, también se nos cuidó con cariño, ya sean nuestros padres o alguien que dedicó su vida, su tiempo y su amor hacia nosotros. Tanto el amor de una madre ave como el amor de los padres humanos son la expresión del Amor de Dios.

Nuestros padres son la personificación del Amor de Dios, que se manifestó en este mundo para cuidarnos y brindarnos cariño y protección. Y, en la Revelación Divina de la Gran Armonía que está en el libro La Verdad de la Vida, vol. 1, está escrito: “Aunque agradezcas a Dios, si no consigues agradecer a tus padres, no estás en conformidad con la voluntad de Dios”.

 

Cuando los hijos reconocen el amor de los padres y corresponden ese amor recibido con cariño y respeto, se consolida la base de todas las virtudes, pues el amor que existe entre padres e hijos es la expresión del Amor de Dios. Como hijos de Dios, estamos dotados de los atributos de Dios, y el amor ofrecido de manera incondicional cura todas las heridas del alma y todo se soluciona.

 

No importa si su madre está cerca o lejos, en este mundo o en el otro mundo, hagamos de este mes de mayo el mes de la expresión del Amor de Dios. Si no estamos físicamente cerca, enviemos oraciones y buenas vibraciones a todas nuestras madres. Usemos los medios digitales para comunicarnos y usemos el poder de la palabra para decir aquellas palabras que suenan como un bálsamo para los oídos de ellas: “¡Mamá, te amo! Mamá, estoy muy feliz porque eres mi madre. ¡Eres la mamá más bella del mundo!”.

 

Declare su amor a su madre como si fuera lo último que tuviera que hacer en esta vida y nunca se arrepentirá. Si tiene algo que solucionar con ella, pida perdón. Diga: “Mamá, perdóname. No te entendí correctamente aquél día, en aquella situación…”, etc. No deje para mañana lo que puede y debe hacer hoy. Si no puede decirlo, o si ella ya no está en este mundo, escríbale una carta y diga todo lo que le molesta. Puede enviar la carta después o quemarla. Lo importante es decirlo y expresarlo con palabras, para que al final pueda reconciliarse con toda la situación.

 

Tampoco podemos olvidar rendir homenaje a aquellas mujeres y madres que trabajan incansablemente como doctoras, enfermeras, auxiliares de enfermería, camareras, encargadas de limpieza, etc., en hospitales, tratando a los pacientes en este momento tan atípico de la pandemia mundial. Oremos por todas ellas y enviemos vibraciones de nuestro amor. Como el otro y yo somos uno delante de Dios, las vibraciones de amor y bendiciones llegarán a cada una de ellas.

También podrá seleccionar algunos días del mes, o todos los días, y realizar oraciones junto con los Profesores de Seicho-No-Ie por todos los que sufren con el Covid-19, en los horarios de las 6 pm y/o 9:30 pm, disponibles todos los días en el canal oficial de SEICHO-NO-IE DE BRASIL en YouTube, en el enlace: https://www.youtube.com/user/SeichoNoIeBrasil

 

¡Feliz mayo! ¡Feliz día de la madre!

Nuevas reverencias.

Solamente reverencia y gratitud

Reverencias, muchas gracias.

Me da mucha alegría y gratitud escribir por primera vez en este espacio reservado al Director Presidente de SEICHO-NO-IE DE BRASIL, que tiene, especialmente, la finalidad de hacer más cercana la comunicación con todos nuestros lectores.

En el año de 1930, el Sagrado Maestro Masaharu Taniguchi inició Seicho-No-Ie, a través de la publicación de 1000 ejemplares de una revista, también llamada Seicho-No-Ie. En aquel momento, él contaba apenas con el apoyo de su esposa, la Profesora Teruko Taniguchi, y todos los recursos necesarios para la publicación y lanzamiento de la revista salieron del presupuesto de su familia.

En ese momento, el Sagrado Maestro declaró que “quemaría su cuerpo como una vela hasta consumir toda la llama”, asumiendo, así, el compromiso de dedicarse en cuerpo y alma, hasta el último día de su vida, en pro de la felicidad y libertad espiritual del mayor número de personas. Él cumplió este objetivo y dejó un legado para toda la humanidad que son las enseñanzas de Seicho-No-Ie. Al Sagrado Maestro Masaharu Taniguchi y a la Sagrada Hermana Profesora Teruko Taniguchi, mi más sincero “¡Muchas Gracias!”

Quiero agradecer a todos los pioneros de nuestro Movimiento de Iluminación de la Humanidad y del Movimiento Internacional de Paz por la Fe, Movimientos desarrollados por Seicho-No-Ie. En especial, a todos los pioneros de SEICHO-NO-IE DE BRASIL. Los nombres de muchos de ellos nunca se citaron en libros u homenajes, pero practicaban, fervientemente, las enseñanzas y hacían de todo para transmitirlas a los demás. Fue así desde el principio, y hoy damos continuidad a este sagrado trabajo. Si SEICHO-NO-IE DE BRASIL está presente en grande parte del territorio brasileño es porque nuestros pioneros no midieron esfuerzos para divulgar las enseñanzas.

Soy muy feliz por haber conocido las enseñanzas de Seicho-No-Ie muy joven, en el año de 1990. Yo tenía apenas 20 años de edad, y ese mismo año tuve la oportunidad de participar de un Seminario con Ofrenda de Trabajo, en la Academia Sudamericana de Entrenamiento Espiritual de Seicho-No-Ie en Ibiúna (São Paulo). En ese seminario, tomé la decisión de practicar las enseñanzas intensamente, todos los días de mi vida, y, al mismo tiempo, dedicarme a la divulgación de Seicho-No-Ie. Fue una de las decisiones más importantes que tomé en mi vida, pues todo cambió a partir de aquel momento.

Ser un líder o dirigente de Seicho-No-Ie significa ser alguien que lidera su propia vida. Recientemente, en la Conferencia Especial de Seicho-No-Ie por la Paz Mundial realizada aquí en Brasil, el Supremo Presidente de Seicho-No-Ie, el Profesor Masanobu Taniguchi, resaltó que nuestro modo de vivir debe estar cimentado en la práctica de la Meditación Shinsokán, la lectura de libros sagrados, de sutras sagradas, del Canto en Alabanza a la Naturaleza y del Canto en Alabanza al Bodhisattva Que Refleja los Sonidos del Mundo. Dijo, además, que debemos dedicar amor al próximo. Estas son las Tres Prácticas Religiosas Importantes de Seicho-No-Ie. Todo aquel que las practica, tarde o temprano, liderará su propia vida, pues, aún estando en el mundo de la materia, su mente estará dirigida hacia el mundo de Dios. Y, cuando nos dirigimos hacia Dios, todo transcurre en el más perfecto orden y armonía.

El Directorio de SEICHO-NO-IE DE BRASIL está compuesto por líderes voluntarios que son elegidos para que ejerzan esta función, no miden esfuerzos para cuidar de los temas administrativos y financieros de nuestra entidad. Este representa a todos los miles de líderes voluntarios que donan parte de su preciosa vida, como: dedicación mental, dedicación física y también dedicación monetaria, por medio de la Misión Sagrada. Ella simboliza, incluso, a cada uno de nuestros líderes que se dedican en las asociaciones locales y regionales, y, por eso, su responsabilidad es enorme. Al asumir, ahora, la presidencia de del directorio, me siento honrado y muy agradecido con Dios por la oportunidad de trabajar para nuestro Sagrado Movimiento.

Agradezco también al Profesor Yoshio Mukai que dedicó su vida a Seicho-No-Ie, y tuve la honra de trabajar a su lado como su vicepresidente en esta última gestión. Él es sinónimo de sabiduría, humildad y fuerza. Su contagiosa energía espiritual lleva adelante las enseñanzas de Seicho-No-Ie. Continuaré conduciendo, con firmeza, todo su trabajo, y me dedicaré, todos los días de nuestra nueva gestión, recordando que todos los ex presidentes que aquí estuvieron donaron sus vidas en pro de la construcción de un mundo mejor. A todos, mi más sincero “¡Muchas Gracias!”

Aprovecho, igualmente, para manifestar un especial agradecimiento al Presidente Doctrinario de Seicho-No-Ie para América Latina, el Profesor de la Sede Internacional Fumio Nishiyama, que siempre nos orienta y confía en el trabajo de cada uno de los líderes de SEICHO-NO-IE DE BRASIL. Él desempeña el papel fundamental de la comunicación doctrinaria entre la Sede Internacional de Seicho-No-Ie en Japón y SEICHO-NO-IE DE BRASIL. A través de su labor, recibimos orientaciones que vienen directamente del Supremo Presidente de Seicho-No-Ie, el Profesor Masanobu Taniguchi, y, así, avanzamos con nuestro Movimiento.

Por medio de las enseñanzas de Seicho-No-Ie, aprendemos que la familia es la base de una vida feliz. Agradezco a todos mis familiares y al mismo tiempo a todos los familiares de nuestros líderes. A mis queridos antepasados, a mi Papá y a mi Suegro, que ya se encuentran en el mundo espiritual. A mis queridas Mamá y Suegra. A mi amada Esposa, Profesora Filomena, que siempre me ha apoyado en este camino de dedicación a Seicho-No-Ie. Juntos, constituimos una familia, y siempre está a mi lado, en todos los momentos difíciles y alegres de nuestras vidas. Agradezco a mis Hijos Lucas, Isabela y Mateo, por apoyarme también en todos los momentos. Nuestros familiares se quedan en casa “sin recibir aplausos en las charlas”, pero, gracias a este apoyo, es posible dedicarnos y cumplir nuestra misión.

“Muchas gracias” a cada uno de ustedes Señores y Señoras, por permitir que la Luz de la Verdad Hombre hijo de Dios avance a pasos agigantados, en dirección al corazón de toda la humanidad.

Para concluir, dejo aquí registradas mis reverencias y gratitud al Supremo Presidente de Seicho-No-Ie, el Profesor Masanobu Taniguchi, y a la Suprema Presidente de la Asociación Paloma Blanca, la Profesora Junko Taniguchi, por el amor que dedican, para orientarnos, siempre rumbo a la construcción de una Nueva Civilización.

Nuevamente, reverencias.

José Adalton de Oliveira